• Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Picada mortal de Laferrere

Diego Dieguez Ontiveros, abogado defensor de la familia de Thaiel Contreras, el niño de seis años que murió embestido producto de una picada callejera en Laferrere días atrás, habló en exclusiva con este portal y brindó detalles de la causa.


Diego Dieguez Ontiveros marcó jurisprudencia en 2012, en este tipo de causas de delitos viales, logrando que lleven a juicio y termine preso Víctor Hugo Altamirano, responsable del asesinato de Matías Pato Cardozo.


En diálogo con Zona Norte Diario Online, Ontiveros expresó que “seguimos sumando personas asesinadas en picadas callejeras, se trata de una estadística nefasta absolutamente evitable”.

En ese sentido subrayó que “en la intersección de las calles donde le han quitado violentamente la vida a Thaiel ocurren permanentemente delitos de tránsito. ¿Pueden las autoridades políticas locales y las fuerzas de seguridad ignorar el sinnúmero de hechos viales acaecidos en esa zona?”.

Por otro lado, dejó en claro que “debemos valorar el rápido accionar del primer fiscal interviniente Dr. Garate en la colección de las primeras pruebas como el actual Fiscal de la UFI especializada en Homicidios Dr. Gastón Duplaá. En el día de hoy fuimos recibidos por la Sra. Fiscal General Dra. Patricia Ochoa y su equipo quienes también se comprometieron a no solo avanzar en lo judicial sino en la contención psicológica de los padres”.


Respecto de la reacción al delito vial expresó que “la indignación de los vecinos de Laferrere de inmediato al asesinato de Tahiel debe interpretarse como el agotamiento ante la indiferencia de las autoridades municipales y de tránsito, no como un acto vandálico. La familia toda de Tahiel está destrozada así como amigos, allegados y vecinos”.

Por último enfatizó que “el corredor de picadas en la vía pública posee un profundo desprecio por las vidas que eventualmente se cobra, Siempre prioriza la carrera al valor vida. Noelia y Luciano, los papás de Tahiel, quieren un fallo ejemplar a sabiendas que nada podrá reparar la ausencia”.